Píldoras para Creativ@s: Consejo básico para cualquier escritor/escritora

Buenas de nuevo Paginativos,

Con esta primera entrada, inauguramos una nueva sección de artículos breves. En ellos, nuestros socios y autores afines nos darán unas pequeñas pinceladas sobre alguno de los retos, dificultades o experiencias a las que se han tenido que enfrentar. Serán unas líneas que nos presentarán una realidad y el modo de enfrentarla que tuvo. La primera llega de la mano de nuestro Presidente y Escritor Carlos Arroyo:

Aprender a escribir narrativa era un anhelo personal desde hace muchos años. Esas ideas y esos relatos que bullen en el cerebro quieren salir. Luego lees el resultado y sientes que algo le falta para que el lector entienda exactamente todas las emociones que tratabas de transmitir.
Entonces decides apuntarte a talleres de escritura presenciales, on-line o de cualquier tipo. Es como si, por proximidad, un escritor pudiera contagiar de sus técnicas a sus alumnos como si el oficio fuera un virus.
Así, buscando en manuales, vídeos tutoriales, talleres de narrativa y de poesía o charlando con otros escritores, transcurren años. Un día me sorprendí corrigiendo un texto como aquellos profesores a los que admiraba y me pregunté qué día cambié. A lo mejor me había despertado así una mañana como le ocurriera a Samsa.
Después de mirarme en un espejo para asegurarme de no tener antenas, alas o caparazón, me vuelvo a preguntar cuándo y cómo.
La primera pregunta es fácil de responder. No hay un cuándo. Escribiendo y leyendo diariamente, sucede poco a poco.
La segunda pregunta me llevó más tiempo. No consideraba que supiera mucho de escritura. Aún hay cien mil cosas que mejorar. Y lo entendí. Lo importante es no considerar nunca que ya has llegado. El camino acaba cuando quiera detenerme. Y mientras siga escribiendo, seguiré aprendiendo. No hay más misterio. Para comenzar a dar consejos, tendría que decir que no dejes nunca de aprender.
Conocer todas las técnicas posibles es importante para decidir si quieres seguirlas o saltártelas. Ningún escritor reconocido escribe sin conocer las reglas ni innova sin saber qué normas se está saltando.

Hasta la siguiente receta,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *